Rudy Fernández hace historia en la NBA

Rudy Fernández hace historia en la NBA
Comparte este artículo
Autor: Comentar

Por cualidades atléticas parece un jugador de baloncesto de color. Sin embargo, Rodolfo Fernández, más conocido como Rudy es blanco, pero se codea sin complejos en la NBA con los mejores jugadores del mundo de la canasta. La actual temporada está siendo inolvidable para el jugador mallorquín por muchos motivos.

Está superando con buena nota su año de rookie en la liga estadounidense. En Portland Trail Blazers está haciendo número muy meritorios para un novato. 10 puntos, 2,3 rebotes y dos asistencias por partido han sido su carta de presentación, registrando su récord de anotación en el partido que disputó ante Miami, con 25 puntos.

Pero a nivel de registros, Rudy será recordado por batir una marca de Kerry Kittles y que databa de 1999/97. El mallorquín encestó 158 triples en su año de novato, superando por tan solo uno la marca del americano. Para lograrlo, tenía que encestar seis en el último encuentro de la liga regular que los medía aDenver. Lejos de temblarle la mano, se alió con su compañero y compatriota Sergio Rodríguez y terminó con seis intentos logrados de nueve intentados. Espectacular.

Tampoco será fácil de recordar su otra marca del año: su participación en el All Star de Phoenix en febrero. El jugador de los Blazers jugó el partido de los rookies contra los sophomores (jugadores de segundo año) haciendo un papel muy digno.

Pero sobre todo, tuvo todas las miradas de los espectadores al ser el primer baloncestista europeo en participar en el concurso de mates. Una gesta que tiene aún más mérito teniendo en cuenta el color de su piel, más blanca que la de Iniesta. Rudy eligió a Pau Gasol para hacer uno de los dos mates que interpretó. Los jueces le escamotearon puntuación y le privaron de entrar en una final que en la que se había merecedio estar más que de sobra después de su actuación.

Ahora sólo falta saber si en los play offs será capaz de ser el primer español capaz de ganar el anillo de campeón. No lo tendrá fácil.

Imagen

Comparte este artículo