Real Madrid y Barça calientan motores

Real Madrid y Barça calientan motores
Comparte este artículo
Autor: 2

Otra vez llega el partido de la década. O del siglo. Incluso se podría exagerar y decir que es el partido del milenio. Al fin y al cabo, tampoco llevamos tanto del mismo. El sábado el Real Madrid y el Barcelona se enfrentan en el Santiago Bernabéu con el título de Liga como botín.

barcaa

Se cumple ya una vuelta entera del partido que disputaron en la jornada 15 con victoria para los azulgranas por 2-0. Desde entonces, el escenario ha cambiado mucho, sobre todo para los madridistas. Los blancos han aparcado la crisis institucional de la mano de Juande Ramos. Los doce puntos de distancia que había en la clasificación han quedado reducidos a cuatro. Por su parte, el equipo de Guardiola ha confirmado los síntomas que le dibujaban como un equipo sobrenatural, donde todos son capaces de tocar el violín.

Hasta el sábado nos espera una semana de titulares provocativos en la prensa. Los medios de comunicación de la capital intentarán poner nervioso al Barça recordándole que si pierden sólo les quedará un colchón de un punto para las cuatro jornadas que restan para finalizar el campeonato. Los medios catalanes pellizcarán el orgullo madridista gritando que los azulgranas aún pueden lograr el triplete (Liga, Copa del Rey y Liga de Campeones) sin depender de nadie.

A Juande le recordarán su pasado como técnico de las categorías inferiores del Barcelona, donde por cierto, no acabó muy bien.
Los jugadores de las dos escuadras volverán a hacer las mismas declaraciones de siempre. Que si el partido es el más importante del año. Que si para un encuentro de máxima rivalidad siempre hay que dar el máximo. Que del rival le preocupa todo… Los mismos diálogos. Nada nuevo.

El árbitro también tendrá su porción de la tarta. En esta ocasión le corresponde a Undiano Mallenco. Durante los próximos días las estadísticas que atesore serán publicadas. Dependiendo de a quién beneficien se le tachará de casero o de todo lo contrario. Conoceremos sus virtudes y sus defectos. Sabremos cuántos hijos tiene y si está casado, divorciado o vive en pecado. Los clásicos son así… se sabe todo de todos.

Imagen

Comparte este artículo