Mijatovic abandona el Madrid

Mijatovic abandona el Madrid
Comparte este artículo
Autor: Comentar

Pedja Mijatovic abandona el Real Madrid por segunda vez en su vida. El que fuera héroe de la séptima Copa de Europa ahora convivirá con la sombra de la sospecha que siempre le pérseguirá mientras su nombre se asocie al de Ramón Calderón. Su marcha era necesario. Su adiós un alivio para la nueva filosofía que se pretende implantar en la casa blanca.

El montenegrino se ha gastado cerca de 300 millones de euros en fichajes durante los tres años que ha estado al frente de la dirección deportiva del equipo de Concha Espina. Sus detractores le acusan de inflar la cantidad de los fichajes con sospechosas comisiones a los intermediarios. Pocos entienden que se gastara 24 millones de euros en fichar al centrocampista argentino Gago cuando meses antes se lo habían ofrecido al Getafe por siete.

La contratación de Drenthe tampoco se queda atrás. El Real Madrid pagó 14 millones de euros por un jugador holandés sin currículum y, por lo visto hasta ahora, pocas condiciones y una nula actitud para vestirse de blanco.

Ya se he hecho público lo que era un secreto a voces. La Junta Directiva del Real Madrid ha decidido resolver el contrato que vinculaba a Pedja Mijatovic con la entidad blanca hasta junio de 2010  “de mutuo acuerdo“, según un comunicado oficial emitido por el club. Así las cosas, la relación laboral que unía a ambas partes se da por finalizada a fecha de 20 de mayo de 2009.

El montenegrino se despide de la entidad con la sensación de haber hecho un buen trabajo. En un comunicado expresa su opinión sobre su labore: “En estos tres años, el Primer Equipo de fútbol ha conquistado dos títulos de Liga y una Supercopa de España pero sobre todo, a nivel personal, he podido tener la inmensa satisfacción de compartir proyectos e ilusiones con un equipo humano de gran categoría”. Es una pena que una persona que cuida tanto su imagen no cuidara tanto la del club que le ha pagado los últimos tres años.
Imagen

Comparte este artículo