Massa salva la vida de milagro

Massa salva la vida de milagro
Comparte este artículo
Autor: 2

El Gran Premio de Hungría de este año pasará a la historia por el accidente sufrido por Felipe Massa. El brasileño se enfrentaba a la última tanda de clasificación cuando su monoplaza salió disparado recto por la escapatoria y se chocaba ante la protección de neumáticos.

massa

A simple vista, el choque no había sido especialmente fuerte, a unos 100 kilómetros por hora, aunque había algo raro en la secuencia del accidente. En la repetición mostrada por televisión se observaba como un objeto golpeaba de frente el casco de Massa.

El objeto era el amortiguador del coche de su compatriota Rubens Barrichelo, que alcanzó al de Ferrari, que permanecía inconsciente en el interior de su monoplaza. Se supone que el casco de un piloto puede aguantar el impacto de una bala, pero el problema radica en que el impacto correspondía a un objeto con un peso 700 veces superior al del proyectil.

El dato que impresiona del accidente es que Massa, en un acto reflejo, pisó el pedal del freno cuando ya no tenía conocimiento para ralentizar la brutalidad del impacto. Tras unos minutos en el que la espera por ver qué sucedía con el estado de salud del brasileño, los servicios sanitarios le sacaron del coche para trasladarse a un centro hospitalario. Felipe había sufrido un coste en la frente con lesión ósea y traumatismo craneoencefálico.  Poco después fue operado de urgencia en una intervención que duró una hora.

El parte médico emitido por Ferrari calificó la operación como exitosa, aunque se hacía un llamado a la prudencia ya que el estado de salud de Massa es grave. Habrá que estar atento a su evolución durante los próximos días para comprobar si el accidente le dejará o no secuelas. Los servicios médicos se muestras optimistas y destacan que a pesar de la fatalidad, podría haber sido todo peor si el golpe hubiese sido sólo una centímetro por debajo de donde se produjo.

Imagen: Bajo licencia CC

Por:
Etiquetas:
Categorías: Actualidad deportiva, Formula1, Motor
Comparte este artículo