Los misterios de la quiniela

Los misterios de la quiniela
Comparte este artículo
Autor: Comentar

Cuando a la gente de la calle se le pregunta qué es el 1X2 no responden que es una contraseña o tres números y letras elegidos al azar. Todos lo relacionamos con la quiniela. Un juego en que se da la oportunidad a los aficionados al fútbol y a los buscadores de fortuna de enriquecerse si son capaces de acertar quién va a ganar, empatar o perder en 15 partidos de fútbol de Primera y Segunda División.

Si no aciertas todos, no hay problema. Aún tienen posibilidades de ganar un dinerito si aciertas 14, 13, 12, 11 ó 10. Lógicamente, a medida que aciertas menos, menos es el dinero que te llevas.

Lo complicado no es saber de fútbol. Es imposible vaticinar los intangibles que hacen que nunca se cumplan las reglas de la lógica en tantos partidos a la vez. Si el Madrid gana, al Barcelona le da un susto el colista en el Camp Nou. Cuando el Atlético de Madrid coge una racha de tres triunfos consecutivos, llega el Racing de Santander y le golea. Si te juegas un empate con el Sporting de Gijón resulta que es el único equipo que no ha acabado en tablas ninguno de los 32 partidos que ha jugado hasta el momento. Si un equipo está en las últimas, la directiva cambia de técnico y enpiezas a pensar si el dicho de a entrenador nuevo, victoria segura es verdad o no.

A medida que se acerca el final del campeonato, la dificultad va en aumento. Ahora hay que añadir una serie de factores que no había en las primeras jornadas. El miedo a perder e incluso el miedo a ganar. La presión por no descender a Segunda. También hay que tener en cuenta las primas a terceras. Las prohibidas primas por ganar se ponen en boca de todos en el epílogo de la Liga. Se sospecha de todo el que se mueve. El miedo de no satisfacer a los aficionados hace mella en los jugadores y, por consiguiente, se refleja en la quiniela. Los apostantes no llegan a conocer cómo se sienten los cerca de 400 jugadores que decidirán si va a X

Comparte este artículo