La evolución de Fernando Alonso en el Mundial 2011

La evolución de Fernando Alonso en el Mundial 2011
Comparte este artículo
Autor: Comentar

El piloto español, Fernando Alonso, ha mejorado de forma notoria su trayectoria en la temporada 2011 en la Fórmula 1. Si bien sus inicios fueran flojos, con unas salidas en las que solía perder posiciones, ahora su Ferrari, gracias a las mejoras que le han introducido, está en una lucha real con el líder del campeonato Sebastian Vettel. Aunque entre ellos, hay una diferencia de 89 puntos, el español no se lo pondrá nada fácil.

Fernando Alonso's Ferrari F10 in tthe Senna Corner

Si hacemos un breve repaso carrera por carrera observamos que en el GP de Australia, el primero del Mundial, Alonso terminó cuarto con un bajo rendimiento de su monoplaza. En la salida perdía posiciones que después remontó. Algo similar ocurrió en el GP de Malasia en el que de nuevo protagonizaba una nefasta salida. Además tuvo mala suerte ya que cuando iba a adelantar a Lewis Hamilton para apropiarse de la tercera posición, su alerón trasero dejó de funcionar. De esta forma tuvo que parar y finalmente se conformó con una sexta posición. Las cosas iban de mal en peor, en el GP de China terminó séptimo. La estrategia a dos paradas de Ferrari pareció ser errónea y la ausencia de ritmo le llevó al fracaso.

No fue hasta el GP de Turquía cuando comenzaron a mejorar los resultados. Terminó tercero, realizó una salida espectacular y adelantó a Hamilton, Nico Rosberg y a Mark Webber en la salida. Por fin veíamos un Ferrari competitivo en pista. Dos semanas después, Alonso anunciaba en el GP de España su ampliación de contrato con la escudería italiana hasta 2016. En su tierra, el español hizo la mejor salida de lo que llevamos de Mundial, adelantó a Hamilton,  a Webber y a Vettel. Sin embargo, un ritmo pobre, propició que terminase quinto y doblado por sus máximos rivales.

Alonso comenzaba levemente a despertar de su letargo. En el GP de Mónaco terminó segundo y fue la primera vez que presionaba a Vettel. Sin embargo, la mala suerte le perjudicó. Una bandera roja en pista imposibilitó el adelantamiento al alemán. El mal fario continuaba en el GP de Canadá. A pesar de tener un buen ritmo, no terminó la carrera ya que un roce con Jenson Button le sacó fuera de la pista.

En las últimas carreras hemos visto como Alonso ha subido al podio. En el GP de Europa terminó segundo. La victoria llegó en el GP de Inglaterra en el que mantuvo a raya a los Red Bull, ya que les aventajaba 16 segundos de diferencia. Algo que hasta el momento era una utopía. La racha continuaba y en el GP de Alemania terminaba segundo tras vivir una intensa lucha con Vettel. Su buen ritmo continuó en el GP de Hungría, la última carrera disputada, en la que terminó tercero. Aún falta por ver como termina este Mundial, pero lo que está claro es que su inminente mejoría ha devuelto la ilusión al asturiano.

Fuente imagen por Gregory Moine

Comparte este artículo