España no tiene piedad de Nueva Zelanda

España no tiene piedad de Nueva Zelanda
Comparte este artículo
Autor: Comentar

La selección española debutó en la Copa Confederaciones con una goleada ante Nueva Zelanda. La verdad es que no hubo color, bueno, en realidad sí, el rojo de La Roja. Los 90 minutos del encuentro fueron un monólogo de nuestra selección y un show de lo que debería de ser el juego de todos los equipos.

españa

España no tardó en dar el primer picotazo a los kiwis. Fernando Torres inauguró el marcador con un golazo en el minuto seis. El delantero del Liverpool recibió el balón en la frontal del área. Lejos de ponerse nervioso, analizó la situación del portero y le mandó el balón a su escuadra izquierda. Imposible de detener.

El Niño no frenó ni sintió piedad ante la debilidad del rival. En el minuto 14 Riera progresó por la izquierda, entregó en profundidad para Villa y el pase atrás del Guaje lo mandó a las redes Torres con sutileza. Tres minutos más tardes firmó el hat trick más rápido conseguido jamás en la selección española con un magnífico cabezazo a centro de Capdevila ante el que nada pudo hacer el portero neozelandés.

La goleada con la que terminó la primera parte la firmó Cesc en el minuto 24. El jugador del Arsenal sólo tuvo que empujar a la red un balón puesto en bandeja con Capdevila tras una bonita combinación con Riera.

La segunda mitad sobró. Con todo el pescado vendido el único interés fue conocer cuántos goles más marcaría La Roja. A medio gas, sólo anotó uno más, el que metió David Villa en el minuto 48 aprovechando un error garrafal de un defensa neozelandés.

La FIFA tendría que analizar la conveniencia de organizar campeonatos en el que la diferencia entre los equipos es tan abismal. Creo que en vez de fomentar la afición al deporte consigue todo lo contrario.

Imagen de wikipedia

Comparte este artículo