El sueño del Real Madrid arranca mañana

El sueño del Real Madrid arranca mañana
Comparte este artículo
Autor: Comentar

La máxima competición europea llega a su fin. Mañana comienza en Barcelona la Final Four de la Euroliga. Panathinaikos, Montepaschi, Maccabi y Real Madrid lucharán por levantar la copa el próximo domingo en el Palau Sant Jordi.


palau sant jordi

El Real Madrid es el club con más necesidades históricas de los cuatro. El club blanco llevaba 15 años sin aparecer por la final a cuatro. No son los favoritos pero tampoco las cenicientas, el equipo de Molin es un conjunto joven y con ambición, capaz de ganar a cualquiera de los tres equipos. Así definía Carlos Suárez el estado del equipo: “Tenemos hambre, somos gente joven y tenemos que tener esa ambición de poder conseguir algo grande y demostrar que lo que hemos hecho no ha sido de chiripa somos jóvenes que queremos ser grandes en Europa y esperemos poder mostrarlo en esta primera Final Four”

Suárez también recalcó el tema de la experiencia. Ya han pedido consejo a jugadores de la plantilla como Prigioni o Vidal que han jugado esta competición con el Tau Cerámica. “Hemos hablado con ellos y sabemos que nos van a dar esa experiencia que no tenemos, pero hace hubo un equipo hace 20 años los de la Yugoplastica llegaba como ”panolis” y ganaron tres Copa de Europa seguidas, esperemos seguir su senda”

El Real Madrid debuta mañana a las 21 horas contra el Maccabi. A esa hora ya sabrá su posible rival en la final, el favorito es Panathinaikos por el otro lado. Maccabi es un equipo potente pero ya no es el conjunto que aterrorizaba Europa hace años de la mano de Anthony Parker. Su estrella es el pívot griego Sofoklis Schortsanitis. El juego interior blanco debe atarle bien en corto e intentar dejarle recibir lo menos posible cerca del aro. Con una buena defensa por delante Maccabi pierde mucho potencial sin su referencia interior.

El domingo se jugará la gran final. El Madrid luchará mañana contra su inexperiencia y contra la historia intentando arreglar lo que el fútbol no ha conseguido: dominar Europa.

Comparte este artículo