El Real Madrid necesita un cambio radical

El Real Madrid necesita un cambio radical
Comparte este artículo
Autor: 5

El Real Madrid afrontará lo que queda de temporada desnudo. En los cuatro partidos oficiales que aún le quedan para terminar saldrá al césped sin ropa. Tendrán que mostrar su vergüenzas. Todas las carencias de las que se le llevan acusando desde el año anterior y que Ramón Calderón disimulaba diciendo que el ambiente era muy bueno en la discoteca en la que celebraron el campeonato anterior.

Foto: dhie_yank

Foto: dhie_yank

Si las risas de una noche de fiesta son el valor en el que se sustenta la planificación de un año, es entendible el desastre. El principal problema es la falta de calidad. Cuando no la hay se intenta disimular con esfuerzo y sacrificio. Contra los rivales débiles sirve para superar el trámite, pero contra los enemigos de entidad no es suficiente.

Los cuatro partidos más importantes del año han supuesto cuatro derrotas para el Real Madrid. Los dos partidos de Liga contra el Barcelona y los dos de Liga de Campeones ante el Liverpool. Contra los azulgranas la suma de las dos derrotas suma un 2-8 (0-2 y 2-6). Contra el equipo entrenado por Rafa Benítez suma 0-5 (0-1 y 0-4). El total de los cuatro partidos es 2-13. ¿A quién hay que pedir responsabilidades?

Los culpables son los que han planificado la temporada. Ramón Calderón encabeza el grupo de inculpados. Su incapacidad para gestionar un club sólo es superada por su falta de maña para hacer trampas. Ni para eso servía. Pedja Mijatovic también tendría que mirarse el ombligo. Bajo su gestión deportiva se han malgastado 300 millones de euros. Si presumía de que sus dos mejores fichajes habían sido Pepe y Robben, ahora calla.

El defensa portugués abochornó a la historia del Madrid con una paliza de discoteca a un jugador del Getafe que le han costado 10 partidos de sanción. El holandés es de cristal y no es capaz de jugar dos partidos seguidos al más alto nivel, una obligación en los blancos. El tercer responsable ha sido Miguel Ángel Portugal. Estaba bien en un segundo plano hasta que se decidió a asomar la cabeza y fichar a… Faubert. Sin comentarios.

Imagen

Comparte este artículo